lunes, 4 de mayo de 2009

¡Pandilla de imbéciles, golfos, bobos estúpidos!; así describió Carlos Herrera a los antitaurinos.

.
AQUÍ TENEMOS UN "FAMOSILLO" MUY ENCUÁNIME, MUY LÚCIDO, MUY DEMOCRÁTICO, Y TODO EL QUE NO PIENSA COMO ÉL ES UN IMBÉCIL
.
.
.
¿Estamos ante un ser superior que puede iluminar nuestras luchas y trocar nuestra visión de la crueldad? Empecemos por su profesión; presenta un programa que es copia de copia y de anteriores copias. Por culpa de gente como él, sin una pizca de creatividad para adentrarse en otros campos radiofónicos, un país que conquistó un continente a golpe de creatividad, tiene que absorber esta radio repetitiva, carente de atractivos y totalmente vetusta. Si hacemos correr el dial de una emisora a otra, veremos que en todas se habla y se habla, cambian las voces pero el formato es el mismo. Copia, copia y copia.
.
Ahora, ¿el señor Herrera es un fuera de serie en su trabajo? ¿Llegó al nivel de Luís del Olmo? Y en su brevísimo paso por la televisión, ¿superó a Constantino Romero? ¡No! Todo en él es mediocridad.
.

Pero vayamos a su pasión: los asesinatos en público. Dicen las crónicas sobre el pregón del inspirado C.H.: “Herrera estuvo sobrado en el ruedo del Lope de Vega, transmutado un año más en la Maestranza, dentro de la tradicional fecha del Domingo de Resurrección, punto de partida de la temporada taurina sevillana”. Es decir, que fue a ensalzar la muerte el Domingo de Resurrección. ¿Pretende hacernos creer que los toros resucitan, y por eso no es ninguna tragedia matarlos?

Antes de su actuación tuvo una telonera: Rosamar Prieto-Castro, la delegada de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, quien “significó que el toreo está ligado a la idiosincrasia de la ciudad y que el arte del toreo es una de nuestras señas de identidad”. ¿Arte? ¿De qué arte habla, señora? Las artes, como tales, son seis: pintura, arquitectura, escultura, música, danza y literatura. ¿Adónde aparece el toreo, señora Rosamar? ¿O es que una persona que estudia Bellas Artes sale doctorada en tauromaquia? ¿Ve usted la importancia de informarse antes de abrir la boca? Los libros, señora Rosamar, nunca se comieron a nadie.
.

Después, para ilustrarnos, el presentador, José Antonio Naranjo, trazó un perfil del pregonero como hombre de hiperactividad laboral. ¿A qué hiperactividad se refiere, señor Naranjo? "Una persona hiperactiva puede estar pensando en 4 o 5 cosas a la vez, por lo cual no se enteran de casi ninguna, son personas inteligentes pero que necesitan de una ayuda para desarrollar toda su capacidad intelectual". Entre AQUÍ y entérese lo que es hiperactividad. ¿O quiere decirnos que Herrera desarrolla mucha actividad, y es un ejemplo a imitar? Qué sepamos C.H no pasa de un locutor de segunda línea.
.

En tiempos en los que algunos rechazan una tradición cultural única (matar animales es una costumbre que aparece en el planeta con el albor del hombre cavernario, sólo que aquellos primitivos lo hacían por supervivencia, y el toreo se efectúa por diversión, pero, con la misma carga sangrienta de antaño, además, la cultura va por otros caminos, por lo tanto es harto difícil que ustedes interpreten su esencia).
.

Domingo de Resurrección, Herrera se despacha con unas imágenes poéticas (a su entender, claro está): "Vamos a por el brillo de un acero certero, a por unas manos muy bajas, a por una cintura doblada, a por un pie clavado en el suelo. La muy hermosa y española Fiesta de los toros se viste hoy de domingo. Hoy resucita una Sevilla que lleva silenciando su ole algo más de seis meses, y lo hace con este pregón que generosamente me confía la Real Maestranza". No puede ocultar que tal perorata seudo literaria, la soltó de cara a la galería y para reafirmarse ante quienes lo contrataron (no sé si con compensación económica o no, tampoco me interesa).
.

Ese léxico taurino, repetido hasta el hartazgo, no borra la realidad; se tortura al toro, se lo humilla para deleite de los sádicos y se lo mata en nombre de una tradición vergonzosa (tradición es atraso, señor Herrera). La sangre inocente, los vómitos, la agonía, el despiadado abuso hacia un animal desprotegido, mermado en sus fuerzas físicas desde la noche anterior a la corrida, y que antes de “participar de la fiesta” soportó mil crueldades (lo sabemos y hay muchos vídeos para probarlo), sólo puede divertir a una mente enferma. Sepa usted, y todos los que ven en esta aberración humana un bien a conservar, que el toro es un animal herbívoro, no un cazador carnívoro, como es el león (¿por qué no suplantan al toro por un león y lo mandan al fantoche de las lentejuelas a lidiarlo de igual a igual?). Sé que me gasto en explicaciones, porque ustedes son obtusos, no escuchan, y quien no los apoya es un imbécil. Si es que da risa ver al valiente, paseando luces de oropel, cubierto de colores, y agitando un pañito rojo para excitar al toro, siendo que EL TORO VE EN BLANCO Y NEGRO.
.

Todo en ustedes es una farsa. Tienen la mente identificada con la barbarie. Van a los toros a ver sangre, poco les importa si es del toro, del caballo o del torero. Lo importante es la sangre, porque la sangre es el tóxico aliento que alimenta sus bajos instintos. "¿Qué me hizo considerar irresistible un espectáculo absolutamente discutible como una corrida? ¿Qué me hizo vencer la tentación septentrional (la tentación no tiene punto cardinal) de aplicar un frío raciocinio a la ancestral tradición de matar toros a estoque?: el inexplicable mecanismo de la emoción (inexplicable para usted, la ciencia conoce perfectamente el mecanismo de la emoción). Y es que los toros, evidentemente, sólo se explican desde la emoción que causa belleza..


¿Belleza un animal desangrándose entre mugidos de cansancio y agonía, que va muriendo poco a poco en una lucha desigual, premeditada, y con una pandilla de “ayudantes” para cuidar la integridad del fantoche de las lentejuelas? Sólo les falta un helicoptero sobrevolando la plaza para abatir al toro en caso de que peligre la integridad del pelele. "Y también desde la tradición". Le repito que tradición es atraso, y como buenos atrasados, aseguran que el toro no sufre, y se siente orgulloso de morir en la plaza cuando los matarifes la decidan.
.

No tardó en llegar el primer tercio, con un puyazo en todo lo alto a quienes anhelan la prohibición de la tauromaquia. En uno de sus ejemplos sobre los supuestos males psicológicos que puede acarrear el disfrutar de un festejo taurino, aludió a sus hijos -que escuchaban con atención desde un palco-. "Mis hijos, afortunadamente para ellos, se han criado en un tendido, y se lo han pasado en grande, y no tienen ansias asesinas.

.

Sí, así crían a sus hijos, haciéndoles ver que matar un animal indefenso es normal, que la sangre derramada en vano es normal, y que el estoque asesino es un elemento de justicia. ¿Habrá pensado este pobre hombre, qué para el que mata, o el que disfruta con la muerte de un animal, no existen diferencias en asestarle una cuchillada a un toro o a una mujer? ¿Habrá pensado que la violencia engendra violencia, y que los niños de hoy, educados en ese clima, serán violentos por una cuestión de reflejo emocional? Así crían a sus hijos y se muestran orgullosos de inculcarles el asesinato como expresión de la vida.
Qué fotografo más indiscreto; fotografió un toro afeitado.
.
"¿Quiénes son esa pandilla de imbéciles para decidir dónde puedo y dónde no puedo llevar a mis hijos?” La pandilla de imbéciles la conforman el 72% del pueblo español (Instituto Gallup-2008), y tienen la bondad de sentimientos que a usted le falta, y la cordura suficiente como para rechazar ese repugnante acto que los patrioteros llaman “fiesta nacional”, frase que recuerda a tiempos no muy lejanos. "¿Quiénes son unos golfos para declarar Barcelona ciudad antitaurina?” Los golfos son desde científicos a obreros, desde investigadores encumbrados a amas de casa, desde campesinos a Premios Nobel. “¡Como si se pudiese decidir por decreto los sentimientos de una ciudad!” ¿Sentimientos? Si está en entredicho, los sentimientos hacia las matanzas de la alegría, fallan. Recuerdo que así hablaban ustedes antes de perder Canarias, y ahora patalean porque saben que también perderán Barcelona, como perdieron 65 municipios de diferentes provincias. “¿Quiénes son los diputados friquis para exigir a la televisión que no se televisen corridas en horario infantil?” Pues, gente responsable que no ve edificante para la niñez, un espectáculo donde un asesino es el artista principal, y la sangre, los vómitos, los estertores de agonía, y muerte sin posibilidad de defensa, son la letra de la brutal escenificación.
.
“¿Quiénes son todos esos bobos estúpidos para coartar libertades tan esenciales como acudir con un hijo a una ceremonia que han pintado Goya, Picasso o Barceló?". Los bobos estúpidos también rechazan las obras pintadas por esas celebridades manchadas de sangre, ya que, ni Goya, ni Picasso y mucho menos Barceló, nunca han marcado gustos ni costumbres, ni sus palabras han tenido más trascendencia que la que ustedes le quieren asignar. Sus obras artísticas, obras son. Ninguno de los tres ha sido un humanista, ni un científico que dio su vida por la Humanidad.

Afirmó que "Coplas y Toros es el libro que siempre hubiera querido escribir" (o sea que no escribe. Ya lo dijo Monterroso: “Que el diablo me libre de los escritores que no escriben), recitó varias coplas magníficas y muy populares, como Capote de Grana y Oro y profundizó en el tratamiento de dos maestros que murieron por cornadas mortales: Joselito el Gallo y Manolete (¿Cuál de los dos sanguinarios recibió el Premio Nobel?). A lo largo de ese recorrido por la copla y los poemas, echó mano de tonadilleras y poetas consagrados. Sin embargo, sorprendió en la estocada definitiva, con unos versos de un poeta poco conocido, el manchego Ismael Belmonte, desaparecido en el filo de la cincuentena, un torero metido a poeta y con el que Herrera puso punto final a su brillante elocución:
.
"Con la gloria y el infierno.
Mirando a la taleguilla.
Sangre de vieja semilla.
Al aire de sombra y sol.
Con la furia del crisol.
De toro, plaza y torero,
Hablándole al mundo entero.
De un coraje, el español".
.
¿Y ésto qué es? ¿La poesía en estado de gracia? ¿La exaltación del idioma desde el uso musical de las palabras? Por favor, hombre. Si es como dijo Borges: “La ignorancia es atrevida”
. Señor Herrera, apóstol implacable del “arte” de aniquilar toros, la próxima vez céntrese en el tema que lo apasiona, hágase unas buenas gárgaras de sangre, manche a sus hijos con sangre y vomite sangre que es lo suyo. No utilice a los antitaurinos para “afirmar” sus “tesis” trasnochadas y nacidas a la sombra de las borracheras. ¡MATAR ES MATAR, LE GUSTE O NO LE GUSTE, Y QUIEN MATA ES UN ASESINO! Déjenos a nosotros que andamos por la vida con las manos rebosando amor por los animales, y orientamos nuestro horizonte en la más sublime de las causas; ampararlos.

Señor Herrera, USTED DEFIENDE A LOS QUE MATAN, NOSOTROS A LOS QUE MUEREN. Ahí radica la diferencia.
.

Familia taurina mirando una corrida por la tele.

Fuente:
http://www.diariodesevilla.es/article/ocio/398252/carlos/herrera/deslumbra.html

Ricardo Muñoz José

.

3 comentarios:

lagalgalluenta dijo...

¡¡¡ Buenisimo !!! Te felicito.
Un abrazo.

Fin Maltrato Animal dijo...

¿Y qué va a hacer con tu escrito este periodista cuyo perfil le hace idóneo para ser contratado por la COPE?. Primero, ¿lo leerá?, lo dudo, no lo hará a menos de que su amigo Jiménez Losantos así se lo indique.

Segundo, si lo hace, ¿será capaz de comprenderlo?, posiblemente no, este hombre tiene bastante con descifrar el mensaje de las películas de "Cine de Barrio" y emular a Onán viendo vídeos de Manolete y de Estrellita Castro.

Tercero, si alguien le explica lo que has querido transmitirle, ¿tendrá el valor de reconocer que todos sus argumentos (por darles un nombre, que ni la categoría de balbuceos alcanzan), han quedado pulverizados ante tus palabras?, pues no, de ningún modo, seguramente te llamará "mamporrero", como hizo con los manifestantes de ERC que se encadenaron delante de la emisora divina, y es que este sujeto patibulario tiene querencia con el "meter", lo mismo le da que sea el pene del caballo a la yegua, que la espada al toro en los pulmones o él la pata hasta la taleguilla.

Lo peor es que encima se lo tiene muy creído. Él se piensa culto, se cree un individuo importante, influyente, que sienta cátedra cada vez que habla, y realmente su verborrea no es más que espumarajos patrioteros y folclóricos que lo mismo valen para elaborar artículos en la Revista Triunfo, que para ser repetidos por aquella peculiar voz del NODO.

Ricardo, una ameba con problemas de retraso sería más perceptiva a tus palabras que este caballerete con aspecto y querencias de señorito andaluz. ¿Te das cuenta de que encima les va a tocar a los que vengan detrás soportar sus hijos?. Espero que esos chavales no asimilen la deformación que su padre les está inculcando, porque si un Herrera es malo, un par de ellos constituyen pandemia.

Excelente tu carta Compañero. Este cenutrio, si la lee, te dedicará una serie de insultos de los suyos, que la verdad, saliendo de su boca son halagos, sólo faltaría caerle bien a un tipejo así.

Pues nada, a seguir, porque esta pandilla de bobos y golfos, van a conseguir que este periodista amigo de las vísceras y de la crueldad, se quede sin uno de sus espectáculos favoritos.

Salud Ricardo.

Vane dijo...

La verdad es que tenía pensada una breve exposición pero después de lo que ha escrito Julio... en fin, sin palabras, totalmente de acuerdo con él.

Excelente post Ricardo, como siempre.

POR LA ABOLICIÓN DE LA TAUROMAQUIA Y "LA COPE"!!!

PD: lo de la pandemia es genial, le viene al pelo...

Un abrazo,
Vane