martes, 2 de febrero de 2010

El carnaval se acerca y la crueldad ya está esperando a un burro.

. .
EL JOLGORIO Y EL EXCESO DE ALCOHOL UNA VEZ MÁS PROTAGONIZARÁN LA "FIESTA" DE LA BARBARIE
.
EL BURRO DEL "PERO-PALO", UNA TRADICIÓN HUMILLANTE
.
.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define tradición como: “Transmisión de noticias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación. Doctrina, costumbre, etc., conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos”.
Hay individuos que defienden a ultranza su derecho a seguir costumbres, ritos o festejos con el único fundamento de la tradición, transmitida por los lugareños durante siglos, apoyándose en esta actividad como si de algo sagrado e intocable se tratase. Puede haber tradiciones ancestrales dignas de perdurar, aunque tengo que reconocer que desconozco cuál de ellas puede ser. La sociedad cambia y lo ideal es que, tanto en lo colectivo como en lo individual, esta evolución sea para progresar, para eliminar lo negativo y asimilar los cambios positivos sin traumas, con normalidad y coherencia. Durante siglos el trato recibido por las mujeres ha sido vejatorio, humillante, y esta actitud, esta costumbre legada de generación en generación, ha sido percibida como algo normal, natural. Aun existen individuos que persisten en su “derecho” a menospreciar al sexo femenino, pero ninguno de nosotros nos atreveríamos a defender públicamente semejante “privilegio” machista en la actualidad. Las mujeres podemos defendernos amparadas por las leyes establecidas, pero existen criaturas a las que este derecho es negado con la misma naturalidad con la que se negaba hace siglos la protección a las féminas. En España se organizan festejos sangrientos, donde un animal, un mamífero, un toro, es martirizado sin compasión ante la mirada perversa de ciudadanos estancados en el pasado más siniestro, aferrados en una tradición de la que no están dispuestos a prescindir por muy apestosa, rancia y tétrica que esta sea.

Existen otras costumbres donde el protagonista involuntario es otro mamífero, un burro, al que la muchedumbre humilla, amparada en el “derecho irrenunciable” de continuar celebrando el Burro del Pero-Palo, durante las fiestas de carnaval. En Villanueva de la Vera, provincia de Cáceres, durante los próximos días tendrá lugar este ritual, en el que un burro será paseado por las calles del pueblo durante casi dos horas, llevando encima a un jinete, al que no le habrán hecho la prueba de la alcoholemia, rodeado por el gentío, zarandeado, empujado como en otras ocasiones, hasta caer al pavimento.

Nadie en su sano juicio, podría afirmar que este tipo de entretenimiento es una oportuna y positiva manera de inculcar en los niños, jóvenes y adultos un trato respetuoso con los animales. No nos puede extrañar que el último caso de tortura y perversión conocida hacia un burro, haya tenido lugar a pocos kilómetros de esta localidad cacereña. El pasado mes de noviembre una docena de jóvenes de Torreorgaz, maltrataron a una burra, causándola todo tipo de vejaciones, llegando incluso a insertarle un palo por el recto hasta reventarla. La víctima fue hallada aun con vida, atada a una soga, muriendo pocos minutos después. ¿Es pura casualidad el hecho de que estos dos pueblos cacereños se encuentren tan cercanos?
.

Un individuo al que se le inculca en un ambiente festivo (sólo para los participantes humanos), el supuesto derecho de tratar vejatoria y antinaturalmente a un animal, puede llegar a la tortura y asesinato como ha ocurrido en el caso mencionado anteriormente.

Los animales no existen para que los humanos podamos utilizarlos como mero divertimento. En diferentes lugares del país se celebran carnavales donde la población disfruta sin necesidad de abusar de una criatura indefensa. Tal es el caso de los famosos carnavales de Cádiz, donde las Chirigotas, Cuartetos y Comparsas son parte de un festejo lúdico, donde los participantes exhiben su sentido del humor, imaginación, creatividad y fantasía, sin forzar a ningún animal a tomar parte del evento.

La mayoría de nosotros nos beneficiamos de la evolución de la sociedad, de sus avances. Pocos de estos personajes que defienden su tradición ancestral, viven como lo hacían sus antepasados. La coherencia es una muestra de inteligencia. No podemos vivir en el siglo XXI asumiendo con agrado lo que nos aprovecha y al mismo tiempo negando la necesidad de un cambio en el trato hacia los animales, acorde con la realidad.

Los festejos del Burro Pero-Palo, no son únicamente humillantes para el pobre animal, sino también para los que viviendo en este país, nos esforzamos por erradicar actitudes y pasatiempos populares anacrónicos, aunque estos estén declarados de “interés turístico regional y de riqueza antropológica indiscutible” por sus organizadores.
.
Artículo publicado en:
http://www.kaosenlared.net/noticia/burro-pero-palo-tradicion-humillante
http://www.otromadrid.org/articulo/9143/burro-pero-palo-tradicion-humillante/
http://delavidaylapalabra.blogspot.com/2010/01/el-burro-del-pero-palo-una-tradicion.html
http://notesalves.blog.com.es/
.

.
Colaboración:

YOLANDA PLAZA RUIZ
http://notesalves.blog.com.es/
http://delavidaylapalabra.blogspot.com/
http://noestamalserhumildeporlasdudas.blogspot.com/

________________________________________________________

LOS ANIMALES: EL SILENCIO DE LOS INOCENTES.

4 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Este es el tipo de legado cultural que exportamos al extranjero, lo malo es lo que mas se ve y lo que mas perdura.No me extraña que todavía haya quien piense que Europa acaba en los Pirineos.

NoTeSalves dijo...

Gracias Ricardo por poner esta información.
Según comentan con relación a este mismo festejo en Kaos en la red, con este enlace:
http://www.kaosenlared.net/noticia/burro-pero-palo-tradicion-humillante

al parecer va a tener lugar una manifestación en Mérida, donde asociaciones de la zona y el "Refugio del burrito" de Málaga, van a expresar su rechazo a este festejo. Cada año son más los colectivos que se suman a la retirada del pobre burro en las celebraciones de este pueblo cacereño, no sólo del país, sino del extranjero, de donde partió toda la lucha para erradicar esta práctica humillante, anacrónica y mal ejemplo para la ciudadanía.
Hoy día 3 de febrero ha tenido lugar el lanzamiento de la pava en el campanario de la iglesia de Cazalilla, Jaén. Otra barbaridad que está penalizada con una multa, pero que a los lugareños les trae al fresco y continúan tirando la pava aunque tengan que pagar 2000 euros de sanción. (Parece que les sobra el dinero en este pueblo y no hay paro)
Esta es la España de Charanga y pandereta "ensangrentada" que decía Machado. No hemos cambiado y así nos va.

Un saludo

Abraham dijo...

Es de traca la manipulación de la noticia, el rigor periodístico brilla por su ausencia, cuando ví la imagen del burro en el dumper no sabía si llorar o reír ante tan burda manipulación mediática. Que vida más triste lleváis algunos para publicar estas magufadas.

Abraham dijo...

Es de traca la manipulación de la noticia, el rigor periodístico brilla por su ausencia, cuando ví la imagen del burro en el dumper no sabía si llorar o reír ante tan burda manipulación mediática. Que vida más triste lleváis algunos para publicar estas magufadas.