miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un "científico" taurino asegura: "El toro ha desarrollado mecanismos para combatir el dolor mayores que cualquier otro bóvido".

.
EL PROFESOR ILLERA DICTA EN LA UNIVERSIDAD UNA LECCIÓN MAGISTRAL
.
El pasado jueves, en un ámbito universitario como el que representa el Aula de Tauromaquia de la Universidad CEU San Pablo, el profesor don Juan Carlos Illera dictaba, una vez más, una ponencia magistral sobre el comportamiento del toro de lidia frente al estrés y el dolor
.
.

Rafael Cabrera - 15-11-09
.

El profesor Juan Carlos Illera
.

Sobre la base de unos conocimientos científicos irreprochables, en su calidad de catedrático de fisiología y en la de ser uno de los mayores expertos mundiales en cáncer de mama y en el dolor, fue desgranando los principios fisiológicos sobre los que se articulan ambos procesos, las sustancias implicadas en los mismos, su liberación y cómo se regulan desde los diferentes niveles de la economía del animal.

Y con los datos en la mano, después de haber analizado casi cinco mil toros y novillos, presentó unos resultados que, aunque ya presentados parcialmente en otros foros, no dejan de ser novedosos en su insistente proclamación de que el toro sufre un mayor estrés durante su transporte y confinamiento que durante la lidia, y que su capacidad de mitigar y aun anular el dolor padecido por la acción de puyas y banderillas es no sólo muy superior a la de cualquier otro bóvido, sino a la del hombre y la de la mayor parte de los animales conocidos.

Como medidor del estrés, entre otros medidores endocrinos y neurofisiológicos, situó –como viene haciéndose en el mundo científico- al cortisol, acompañado de la epinefrina y norepinefrina. La conclusión fue definitiva, durante el transporte y mientras el toro está encerrado en el chiquero los niveles de estas sustancias son superiores a los que se presentan durante cualquier fase de la lidia. Es más, aun a pesar del castigo y del esfuerzo necesario para mantenerse en ella –contrariamente a lo que alguno pueda pensar-, a pesar de que ello pudiese generar mayor estrés, estas sustancias disminuyen notablemente, lo que prueba una disminución del mismo. El número de muestras analizadas –varios millares- en distintos momentos de la lidia –incluso con microchips colocados en el toro a priori- capaces de recoger muestras en cualquier momento que lo desee el investigador, así lo corroboran, con resultados más que suficientes y estadísticamente significativos. El comportamiento de las tres sustancias corre parejo, sin ningún tipo de controversia.
.

Para paliar aquel estrés, se ha postulado que el toro de lidia podría liberar beta endorfinas, e incluso y en menor medida metaencefalina. Pero los resultados de éstas no van parejas a las de los medidores del estrés, y cuando mayor es éste, por cierto, menores son los niveles de estas otras sustancias utilizadas como analgésicos y moduladores del dolor internos.

Sin embargo, la liberación de ambas, betaendorfinas y metaencefalina, así como de su precursor la pro-opio-melanocortina, ésta sí directamente relacionada solamente con el dolor, se van incrementando a lo largo de toda la lidia; su liberación es rápida, rapidísima y vienen a ocupar los receptores de dolor situados en la zona dorsal del toro de manera muy importante, bloqueando, por tanto, la sensación dolorosa procedente de aquellos lugares. Y este último estudio, además, realizado para con cada toro con más de cien mil receptores dolorosos. Si tales sustancias se liberan en cantidad creciente y tienen por objeto paliar el dolor, esta sensación la sufrirá el toro en mucha menor medida de lo esperado.

Pero aun hay más, el tálamo, como estructura cerebral encargada de modular y mandar información a la corteza sobre éste, es mayor en los toros de lidia que en cualquier otro bóvido, hasta un 37% mayor, con un mínimo de casi el veinte por ciento. Y su capacidad para mandar información, la velocidad de conducción de esas neuronas, muy superior también a la de otros toros de diferentes razas. Lo que significa que es capaz de detectar el problema de forma muy rápida y de mitigarlo aun a mayor velocidad que cualquier otro animal. Y es que probablemente la selección, durante tres siglos, haya ido precisamente en ese sentido, sin saberlo los ganaderos, escogiendo vacas y sementales que al mitigar mejor el dolor eran capaces de entrar más veces a los caballos.

¡Qué importantes son estudios científicos como el presentado por el profesor Juan Carlos Illera! ¡Enhorabuena y adelante!
.
.

OLVIDÓ HABLARNOS DE ESTE MANJAR DERIVADO DE LA FALTA DE DOLOR.
. .

.

FUENTE:
http://www.cope.es/toros/15-11-09--profesor-illera-dicta-universidad-una-leccion-magistral-105337-1
.
Sócrates ya lo dijo: "Habla para que yo te vea".
.

UN ANTITAURINO LE CONTESTA:
.
Sr. Illera.
.
De vuelta con las sandeces de sus ridículos y cuanto menos dudosos estudios sobre la felicidad que sufre un mamífero (igual que usted y yo), cuando un matarife lo está asesinando poco a poco con cuchillos, puyas, espadas, etc... Además con el agravante de que todo ese maltrato es simplemente, para el disfrute de personajes de también dudosa cordura.
.

Esos “estudios” u opiniones ridículas, fachosas y malintencionadas, que cualquier persona equilibrada, no duda en que usted lo hace, por y para llenarse los bolsillos, esa bufonada no se la cree ni usted ni nadie en sano raciocinio. Lógica actuación de credulidad en sus miserias, Sr Illera, por parte de esos personajillos incalificables de la radio, que con la mano DERECHA gritan en contra del aborto y la izquierda se las manchan de sangre de animales inocentes, animales como usted, como yo, y por más que les duelan, como ellos. Tan incalificable como nauseabundo, que usted se llene los bolsillos con el sufrimiento de esos animales, y que esos “bienaventurados” salgan de la iglesia con el pecho rojo de sus golpes del “mea culpa”, dirección y con intención de disfrutar viendo el sucio trabajo que realizan los homotorturadores.
.
Sabemos que os duele cada día más, el percibir que la tauromafia llega a su fin, que cada día somos más, con más fuerza y más apoyo de los países europeos civilizados. Que los bufones, los cavernícolas y los que añoran el régimen de épocas pasadas, todos más pronto que tarde, estaréis acabados y en las listas del paro.
.
¡Hormona de la felicidad¡ Por dios, estudie usted a los de su especie y a los de su radio y seguro que quedará sorprendido del resultado. La otra vez, con su elocuencia, fue usted la persona que sentó cátedra en la historia de lo burlesco, pero hoy creo que los que sientan verdaderamente cátedra, son los capillitas que le pagan para que usted justifique la tortura… y ellos, mañana tendrán la poca vergüenza de empuñar una pancarta para defensa de la vida.
.

Por último le diría que me considero con educación y por eso no le vuelvo a repetir, que la beta endorfinas que anda usted buscando entre las vísceras de esos pobres animales asesinados, están en el forro de mis cojones, SÍ, Sr Illera, en el mismísimo forro de mis cojones, son en ellos, en los que debe basar sus estudios… Y deje a esos pobres animales en paz, por el amor de su Dios y con permiso de la COPE.

.
Reciban todo mi desprecio.
.
José Manuel
http://www.cope.es/opinion_formulario
.

..
A JOSÉ MANUEL SÍ HAY QUE GRITARLE:

¡ENHORABUENA Y ADELANTE!
.
.

Colaboración de:
Maite S. - Ginebra, Suiza
http://galgosespoir.com

2 comentarios:

Vane Vegana dijo...

El maltrato al que es sometido el toro antes de la lidia no justifica el dolor durante el sangriento espectáculo... hay que ser cretino para justificarlo.

Alberto Rivera dijo...

SIN IMPORTAR LA PRESENCIA DE LAS ENDORFINAS NI SU CONCENTRACIÓN, EL RESULTADO FINAL SERA Y SEGUIRÁ SIENDO EL SUFRIMIENTO Y LA MUERTE, NO HAY NINGUNA JUSTIFICACIÓN CIENTÍFICA QUE PUEDA PROMULGAR LA FELICIDAD DE SER TORTURADO POR MAS HORMONAS QUE INTERVENGAN, HAGAMOS LA PRUEBA, A TODOS LOS QUE PRACTICAN LA TAUROMAQUIA O TIENEN PLACER DE ELLA VAMOS A CLAVARLES OBJETOS METALICOS EN LA ESPALDA QUE QUEDEN COLGANDO LEVANTANDO EL TEJIDO Y PERDIENDO SANGRE MIENTRAS LOS OBLIGAMOS A DEFENDERSE, A CORRER Y LUEGO DE UN GOLPE LES ATRABESAMOS EL TORAX Y ASI VEREMOS LA FELICIDAD CONQUE ESCUPEN SANGRE Y SE REVUELCAN DE LA ALEGRÍA Y AHI EN ESE MOMENTO LES DIREMOS QUE SUS ENDORFINAS LOS ESTAN LLENANDO DE FELICIDAD

LO DEJO A CRITERIO DE LOS AMANTES DE LA TAUROMAQUIA A VER CUAL DE ELLOS VOLUNTARIAMENTE QUIERE SER INMERSO EN SU FELICIDAD TORERA Y REALIZA EL EXPERIMENTO.

ATTE
ALBERTO RIVERA
QUIMICO FARMACEUTICO BIOLOGO