domingo, 15 de noviembre de 2009

La realidad de los circos - 3ª y última parte

.
CIRCOS CON ANIMALES, LA ESCLAVITUD LEGALIZADA.
.
España fue uno de los últimos países en abolir la esclavitud. Hasta 1886 en este país fue legal tener en propiedad individuos humanos, usados como meras pertenencias, maltratados, torturados.
.

Si bien, hoy podemos decir que existen otras formas de esclavitud legalizadas, los años en los que una persona carecía del derecho fundamental a ser dueño de su propia vida, forman parte del pasado.

.Como cualquier lucha por la libertad individual, esta batalla estuvo plagada de enfrentamientos, movilizaciones y pérdida de vidas inocentes. Por una parte se encontraban los que no estaban dispuestos a perder su “negocio”, incluyendo como mercancía a seres humanos. Por otra, los que luchaban en contra de estas injusticias y el Poder, siendo parte en su mayoría, de los eslabones más bajos de la sociedad en sentido económico.
.
Dentro del colectivo de “esclavos”, se encontraban los llamados “monstruos” o personas con ciertas deformidades físicas a las que se exhibía como atracciones en los circos. Estos espectáculos gozaban de la simpatía de la gente, que acudía a contemplarlos, disfrutando y mofándose ante la desgraciada situación de estos individuos.
.
Personas como la “mujer barbuda”, el “hombre elefante”, niños y adultos sin brazos, sin piernas, cabezas desproporcionadas, o las tristemente famosas Daisy y Violet Hilton, las cuales nacieron unidas por caderas y nalgas, y su madre, a las dos semanas de nacer, las vendió a la matrona. Durante sus años de infancia, Dais y Violet fueron exhibidas sin clemencia, sufriendo grandes castigos si se negaban a obedecer a su “dueña” y madrastra, la cual les negaba incluso el derecho a disfrutar de compañerismo y de cualquier relación de amistad.
.

En la evolución del espectáculo circense, se ha ido eliminando lo que suponía un claro indicio de ataque a los derechos y dignidad humanos.

Dentro de estos cambios, el uso de animales en los circos está sufriendo un serio debate a nivel mundial, gracias a la defensa de grupos y organizaciones preocupados por defender a unos seres que, al igual que los personajes mencionados anteriormente, han sido vendidos como esclavos a empresarios sin escrúpulos, para el disfrute de una minoría de humanos carentes aun del más pequeño indicio de empatía y compasión hacia estas criaturas desprotegidas.

Cien años atrás, muchas personas se sentirían ofendidas si alguien les insinuase que la vejación, mofa y humillación de individuos con deformaciones exhibidos en los circos, era una crueldad despreciable. Hoy se ha conseguido que en países como Canadá, Dinamarca, Suecia, Bolivia y diferentes ciudades del mundo, estén prohibidos los circos que conlleven el uso de animales.

En España, al igual que ocurrió con la abolición de la esclavitud humana, estamos tardando en tomar medidas justas contra este negocio miserable. Miles de animales carecen de libertad, viviendo una existencia insufrible, entre rejas, obligados a ejecutar tareas impropias para su especie, con el único propósito de entretener a un público inconsciente, insensato, mientras los empresarios sin escrúpulos aumentan sus beneficios a costa del sufrimiento de estos inocentes, esclavos legalizados..


Yolanda Plaza Ruiz
ohml.plaza@gmail.com
DNI 2520314C
.
Mis blogs:
http://notesalves.blog.com.es/
http://delavidaylapalabra.blogspot.com/ .
.
Artículo relacionado escrito por Julio Ortega Fraile:
http://findelmaltratoanimal.blogspot.com/2009/11/el-circo-ringling-bros-en-espana.html

1 comentario:

Yolanda dijo...

Excelente información Ricardo. A veces , una imagen vale más que mil palabras y la recopilación de fotografías que has publicado, demuestran la brutalidad y violencia a la que son sometidos estos seres inocentes.
Eduardo Lamazón en su artículo: “La agonía de los animales en los circos”, expone:

“De niño me gustaban los circos y me divertían los animales amaestrados, tan dóciles, tan inteligentes, tan simpáticos. De grande me atormenta el dolor de esos pobres seres siempre en esclavitud, siempre golpeados y humillados, siempre sometidos a la brutalidad de su verdugo de turno. Cuando le digan que no es cierto piense en lo que debe haber sufrido un elefante para “aceptar” bailar en una pata”.

El antropocentrismo desemboca en un sinfín de acciones inicuas e inmorales. ¿Qué han hecho estas criaturas para merecer este castigo?

Gracias Ricardo,Compañero

NoTeSalves