lunes, 5 de octubre de 2009

EL VALOR DE LA VIDA DE LOS ANIMALES ABANDONADOS

.
Los animales son más simples que el ser humano. No sufren de una personalidad dividida, de la desintegración del ego, que resulta de la tentativa del hombre de adaptarse a los patrones de civilización demasiado elevados para su mecanismo intelectual y psíquico. El animal puede ser cruel, pero no tiene la maldad del hombre civilizado. La maldad es la venganza del hombre contra la sociedad, por las restricciones que ella impone. Las más desagradables características del hombre son generadas por ese ajuste precario a una civilización complicada. Es el resultado del conflicto entre nuestros instintos y nuestra cultura.” (S. Freud)
.
Esa maldad del ser humano si se abona adecuadamente, crece tan frondosa que llega un momento en que cubre y distorsiona todo. Pasan los años y tanto se han retorcido los valores, que no cabe la menor duda de que las cosas que se hacen son cosas cotidianas y a nadie ya asombran.
.
Nuestro mundo avanza a un ritmo impresionante en el área tecnológica pero por el contrario retrocede en sus valores éticos y morales y la vida cede su lugar a la muerte.
.
Hace 10 días una persona que no tiene ese conflicto con la sociedad, camino a su trabajo encontró 4 finitos, abatidos, raquíticos , enfermitos cachorritos que tenían como único alimento a su madre, a su madre muerta y de ella se estaban alimentando.
.
El lugar esta ubicado al final de la calle Monteadores en Montes de Solymar (Canelones); es conocido como el basurero, allí se abandonan impunemente camadas de cachorros y animales adultos.
.
A los que le quieran dar una segunda oportunidad contactarse con:
CARMEN
Tel.:480 56 99
Cel.: 099107283
.
Fuente:
.
.
Tiziana Crosara
Protección Uruguay
.
Miembro de ANPA
Miembro de WSPAURUGUAY

1 comentario:

Tiziana (+ que 4 patas) dijo...

Grax por la publicacion
desgraciadamente estos hechos ya se han vuelto moneda corriente de ver entre los proteccionistas, este se podria decir que es hasta un caso con suerte de los miles que no nos enteramos.

Lo que no me deja de asombrar es como evoluciona la maldad de la gente, pero aun mas como todos miran para el costado y le quitan gravedad.

Te cuento q uno de los cachorros fallecio y no se si decir por desgracia o por suerte.