miércoles, 17 de junio de 2009

La triste historia de una perra pitbull, una raza considerada peligrosa.

.
MAS ALLÁ DE LA RAZA FLOTA UNA REALIDAD CONMOVEDORA, GESTADA EN EL SUFRIMIENTO MÁS ATROZ.
.

Esta es la historia de Micaela, hembra raza Pitbull adulta, supongo que tiene más de 7 años. Dado que ella fue abandonada, es muy difícil calcular la edad (los perros que han pasado mucho tiempo sobreviviendo en la calle, adquieren ese tinte opaco que les deja la tristeza).
.
Micaela llegó a mi vida el sábado 20 de Diciembre 2008. Ese día, con mi amiga Luz, terminábamos nuestro recorrido semanal por el sector Bajos de Mena, cuando en la gasolinera ubicada enfrente al cementerio, algo llamó nuestra atención. Nos acercamos a mirar y lo que vimos nos dejó espantadas: una perrita piel y huesos, llena de sarna, garrapatas, úlceras en los ojos, además de una patente infección. No podíamos creer cómo esta pobre criatura había resistido hasta ese momento. Los empleados de la Estación de Servicio nos informaron que llevaba días vagando por los alrededores y que no comía, pues rechazaba el alimento que ellos le ofrecían.
.
De inmediato nos pusimos mano a la obra. La llevamos al veterinario para que empezara a tratarle sus múltiples dolencias. Lo más grave fueron las úlceras corneales, ya que perdió la visión de uno de sus ojitos.
.
Jornada tras jornada adquiría mejor aspecto. Micaela subió de peso. Fue esterilizada. Empezamos a buscar un hogar adoptivo. Tenía que ser una familia muy especial; que conocieran perros de su raza y supieran manejarlos; con suficiente espacio y ser perro único en la casa. Algunas personas nos contactaron pero nadie apropiado, no me importaba, eso me permitía gozar más tiempo de su compañía.
.
Es una perra magnífica, se desenvuelve muy bien a pesar de no tener la visión al 100%. Eso demuestra la entereza de su raza. Es obediente, leal, cariñosa, estupenda compañera; de esas que dan la vida por su dueño.
.
Más de una vez me pidieron que la dejara en la gasolinera, ya que su presencia impone respeto, y además, forma un buen equipo con los otros dos perros que acompañan al guardia nocturno.
Pasaron las semanas, los meses, y ese hogar que Micaela esperaba nunca llegó. Finalmente nos resignamos a que su casa fuera la Estación de Servicio.
.
-Después de todo no es tan malo -nos decíamos Luz y yo.
.
Pasó el verano, llegó mayo y el otoño con sus mañanas frías y sus árboles sin hojas. Mis visitas a la gasolinera ya son cosa de rutina, pero algo me alarmó; Micaela empezó a cojear. Pensé en un golpe. Se lo pregunté empleados del surtidor, y nadie sabía nada. La cojera continuó por días, hasta que finalmente la evaluó un especialista y el diagnostico fue lapidario: Discoespondilosis Deformate, enfermedad degenerativa a los huesos, no tiene remedio. Micaela gradualmente irá perdiendo la movilidad en sus extremidades, hasta que finalmente quedará impedida y postrada. Y todo eso acompañado de intensos dolores.
.
No consigo imaginar peor destino para un animal como un pitbull (ningún animal lo merece). Micaela, a pesar de no ser joven era toda energía, llena de vida, fuerte. Salía a recibirme cuando llegaba, corría a mi encuentro junto a los otros perros. Ahora camina con dificultad, le cuesta acostarse y mucho más ponerse de pie. Aún sale a recorrer ”su territorio”, pero ya sin la vivacidad de antes. Me duele verla así, aunque me conforma el hecho de que estando a mi lado tendrá alguien que la ayude a sobrellevar su enfermedad hasta sus últimos minutos. Todos los días le doy sus medicinas. Toma Condrovet y Pinalox. La abrazo y la acaricio más que de costumbre. Hago lo posible para que se sienta querida y amparada.
.
No conozco la enfermedad que padece. El médico que la atiende dice que no tiene cura, y lo único que se puede hacer es tratar de frenar en algo el avance a fin de que no sea tan rápido, pero que no sabe cuanto tardará en quedar totalmente postrada.
.
Mientras estoy con ella la observo. Ambas nos miramos a los ojos. Y cuando eso sucede puedo sentirla, captar su desconcierto al ignorar porqué ya no corre ni camina rápido como lo hacía antes. Con una lágrima tiritando entre las manos, trato de explicarle que está enferma, y las medicinas que le estoy dando tal vez la puedan ayudar… Pero me quedo sin palabras… Se me anuda el corazón… Entonces me abrazo a ella y paso mucho rato a su lado. No quiero que se sienta sola. Ella merece conocer el otro lado de la moneda; si una vez fue maltratada y abandonada, eso ya pasó. Ahora es tiempo de disfrutar, de sentirse querida, aceptada, y sobre todo, protegida.
.Le he acondicionado un pequeño espacio para que duerma, dentro de las instalaciones de la gasolinera. Puse varias mantas sobre un cartón buscando aislarla del frío cemento del piso. Los inviernos son duros aquí en Puente Alto ( RM, Chile). Estamos muy cerca de la pre-cordillera de los Andes y las temperaturas usualmente bajan de 0 grados en las mañanas. Este fin de semana iré a verla, y le pondré más cartón entre sus mantas y el suelo. También le agregaré otra manta para hacer más blanda su camita.
.
Un amigo, Raúl Antonio, me escribía a propósito de Micaela: “Ella ya encontró hogar. Un hogar es dónde existe el amor entre los seres y Micaela lo halló en ti, en tu corazón. Ahí vivirá por siempre. Micaela ya no busca hogar. Ya lo encontró”.
.
En lo referente a su enfermedad, recibí esta información: Gabriela, te cuento que existe una posibilidad de mejora para Micaela, por lo menos de mayor alivio. Es un tratamiento de acupuntura. He visto el resultado en un gatito con la columna dañada, que ni siquiera tenía sensibilidad en sus patitas. Mejoró mucho. No camina aún pero al menos recuperó la sensibilidad. En perros con problemas de discos, o en los huesos, también funciona muy bien”
.

.
Gabriela MejíasSantiago, Chile.
http://gabrielamejias.wordpress.com/2009/05/27/mas-alla-de-la-raza/
.

AHORA, Y YA QUE NADIE ADOPTA A MICAELA, ME PREGUNTO; ¿EN TODO EL PLANETA NO HABRÁ ALGUIEN QUE LA APADRINE? ¿ALGUIEN QUE CONTRIBUYA A SOLVENTAR LOS GASTOS DE UN TRATAMIENTO DE ACUPUNTURA?

EN TI RESIDE LA RESPUESTA.

5 comentarios:

Dragon dijo...

Gracias Ricardo, no tengo mas palabras para agradecer tu apoyo, importante para mi pero sobre todo para Micaela, ya que ella depende casi completamente de la ayuda que yo pueda brindarle con mis escasos recursos. Un abrazo desde Chile.

Gabriela Mejias

Fin Maltrato Animal dijo...

Uno quisiera escribir después de conocer una historia como esta y ser suficiente para expresar los sentimientos que su lectura le suscita. Pero no es posible. Yo al menos, me considero incapaz de transmitir el porqué de que los ojos se me humedezcan, mi corazón se acelere y sienta una opresión en el estómago tras imaginarme a Micaela caminar con dificultad hacia Gabriela, superando su dolor y manifestando su alegría por reencontrarse con uno de los pocos seres humanos que le han regalado cariño, atención y cuidados.

Me conmueve el dolor de ambas y también la felicidad que experimentan la una junto a la otra. Me admira la dedicación de Gabriela y su bondad, también la fidelidad y la ternura de Micaela. Y me aterra el que las dos, cada a una a su manera, conocen el final más que probable de esta relación.

Pero si existe una sola posibilidad de que Micaela se recupere o al menos de mitigar su dolor es necesario luchar por lograrla. No solo por esta desdichada perrita, también por Gabriela, que ha hecho por ella cuanto estaba en sus manos y ahora vé cómo se le escapa la vida a su compañera sin poder evitarlo.

Pondré un enlace a esta entrada en mi Página y espero que entre todos, consigamos apadrinar el tratamiento de esta criatura.

Sería tal vez importante conocer la cantidad necesaria para llevarlo a cabo; seguro que una vez sabida, habrá alguien dispuesto a ofrecer lo necesario por aliviar a Micaela y por ayudar a Gabriela en su admirable labor.

Gracias Ricardo por tu intervención. La debilidad y la indefensión de estos seres necesitan de muchos embajadores como tú.

Salud.

Julio Ortega Fraile

Dragon dijo...

Es reconfortante para mi saber que existen personas que entienden y se hacen partícipes de mi preocupación y el inmenso cariño que ha despertado en mi Micaela, perrita pitbull rednose, explotada y luego abandonada. Gracias Julio por tus conmovedoras palabras.
Tanto a tí como a Ricardo tengo que comunicarles que Maricarmen Barba, terapeuta, atenderá a Micaela sin costo, lo hará gratis por tratarse de un caso especial. Estoy muy contenta e ilusionada ya que he sabido de algunos casos en que este tratamiento ha dado muy buenos resultados, el frio está afectando mucho a la Micky y se ve muy decaida, anoche noté que nuevamente ha comenzado a cojear y le costó levantarse para comer. Dios quiera que todo vaya bien para ella...mi viejita.
Un abrazo desde Chile

Nacho Carreras dijo...

Conmovedora historia.
Saludos.

pascual dijo...

Hola m conmobio mucho esta perrita . Pero yo tngo un problema con la mia es mayor. De raza pitbull esta muy delgada aunke come.su orina es de color amarillo oscuro y esta perdiendo la vision .tiene diez anos el problema es ke no tengo dinero para k la asistan por favor agradeceria mucho la ayuda mi correo es manyu10@hotmail.es muchas gracias