domingo, 1 de enero de 2012

¡La posibilidad de lo imposible! - Santa Barbara, California, EE.UU.

.


EMPECEMOS EL AÑO 2012 CON UNA INCREÍBLE HISTORIA DE AMOR
.
El perro, el gato y la rata




Si alguna vez has paseado por State Street, probablemente observaste hechos inusuales de las personas que frecuentan el lugar. Pero, en medio las cosas inusitadas, hay algo aún más raro y mucho más significativo, que el desplazamiento de mendigos, turistas y artistas. Lo que ha simple vista parece insólito, se trata, simplemente, de la cooperación entre especies.

El "espectáculo" es conocido para aquellos que lo hayan visto en YOU TUBE, el popular video sobre el hombre con el perro, el gato y la rata. En realidad, este asombroso acto callejero, es algo más que un acto, es un retrato auténtico de amor y aceptación en todos los límites.



Sin embargo, en vivo las cosas cambian. Conocer a Gregory Pike y sus peludos acompañantes: Booger, Kitty, y Mousey, no tiene parangón. Todos los días la gente que camina por esta calle, se queda fascinada con Booger, el perro (con un arnés), Kitty, el gato, sentado arriba de Booger y agarrado al arnés como si de una silla de montar se tratara, y a su vez encima del gato se sienta Mousey, una rata, abrazada al cuello de Kitty. El evidente vínculo existente entre estos animales es totalmente normal, y demuestra la capacidad aceptación cual miembros de una misma familia, independiente de su especie.


A lo largo de ocho años, Greg ha derivado en el propulsor de tamaño mensaje de paz, respeto y tolerancia. Su inestimable aporte lo ha convertido en miembro respetado de la sociedad de Santa Bárbara, dónde es conocido y, sobre todo, querido. Él es originario de un pequeño pueblo de Colorado. .



Gregory Pike estudió los hábitat y la psicología de los animales durante 30 años. Inclusive, trabajó en rescates y en centros de rehabilitación para animales de montaña, por lo que cuenta con una amplia experiencia en la formación de los mismos.


"Soy un lector de sus mentes", bromea, y explica cómo produjo este grupo entre especies antagónicas: "Si no se ha hecho antes, voy a hacerlo yo, pensé. Todo comenzó hace unos nueve años, cuando alguien dijo que no podían establecerse este tipo de amistades". Greg simplemente quería probar que estaban equivocados. Y ahí están; un perro, un gato y una rata, resultaron ser los mejores amigos.


"El perro acarreando al gato, llevó su período de adaptación. Como si fuera su cachorro, Booger aceptó a Kitty, tal vez pensando que era un bebé. El gato planteó otro tipo de problemas, y probé con pequeños animales. Al final aceptó a la rata igual que a su propio hermano. Así aprendí que las ratas son muy abiertas a la vinculación entre especies, siempre que no se sientan amenazadas y sean debidamente atendidas". Aunque parezca extraño contemplar a la rata montada en el gato, y éste subido al lomo del perro, Pike explica la razón, "los animales al estar juntos generan su zona de seguridad. El gato y la rata se sienten como en casa y protegidos por Booger". Por supuesto, tal acoplamiento, obliga a Pike a caminar con sumo cuidado a fin de evitar posibles incidentes.


"Entiendo porqué los animales hacen ciertas cosas, y algunas de las torpezas se deben a las diferentes formas de actuar, inclusive de decir. No soy un doctor Doolittle, pero sé lo que están pidiendo". Greg también tiene algunas ideas sobre las motivaciones que mueven a las personas, y con su acción espera ser capaz de captar la atención, y transmitir su mensaje de paz a la especie humana. "Los animales son simples, las personas son complicadas. La gente quiere algo diferente, algo inusual, algo fresco. Pero hay que ver la motivación oculta en cada rostro".



El recado de Pike proviene de la simple realidad; de lo que él y sus criaturas han logrado juntos. Esto demuestra que todos los animales, cualquiera sea su tendencia, pueden ser amables y respetuosos los unos con los otros. Evidentemente, estos animales son capaces de hacer algo que muchos seres humanos aún no han logrado.
.

"La paz puede ocurrir en cualquier parte. Si los animales consiguen hacerlo ¿por qué no puede la gente? ¿Será por qué los animales son mudos, y los que hablan actúan de forma estúpida? "
. Greg Pike actualmente reside en Santa Bárbara, pero espera que algún día podrá abrir un centro de adopción , y que a la vez sirva de albergue para los animales sin hogar. Esta es una de las principales razones por las que mantiene una lata para el dinero. Finalmente, con el dinero que recauda ayuda a los grupos que socorren a animales salvajes y domésticos, e igualmente ayuda a los refugios con menos fortaleza económica en los Estados Unidos.


En su ciudad natal, Telluride, Colorado, pregona el NO a la eutanasia animal, y el SÍ a la implantación de políticas reguladas para el respeto a la vida animal. Hasta ahora su trabajo ha influido en muchas personas, y los animales recogidos nunca permanecen largos períodos de tiempo en las Protectoras, ya que son adoptados.

Dice Pike, que a las ciudades les cuesta miles dólares al mes la eutanasia de los animales, cuando podrían estar ahorrando dinero para albergues, promocionando la adopción, y haciendo más eficaces la tarea de los refugios.
.

No obstante, con objetivos tan extraordinarios, él se niega a aceptar el dinero si resulta oneroso a los demás, subrayando que es más importante difundir el pensamiento de un mundo más tolerante, que reunir dinero.


"Hago lo que puedo para obtener mis proyectos, pero no quiero que se trate sólo de dinero. Cuando veo a la gente hurgando en busca de dinero, les digo; Si para ti es un gran esfuerzo, yo no lo quiero. No quiero que te sientas obligado, sólo quiero que vengas a tomar una foto y disfrutes del momento. El mensaje es siempre lo más importante".


Con la ayuda de amigos, Greg está culminando un sitio web (próximamente estará en la red: http://www.thedogcatrat.com), que se convertirá en la principal fuente de ingresos para su proyecto de rescate de animales, viviendas y centros de formación. También está buscando participar en algún programa de la radio local de Santa Bárbara (KTYD - 99.9FM) a fin de ir más lejos con sus planes. Espera iniciar el proyecto en su estado natal de Colorado, donde difundirá la idea de un trato más humano hacia los animales, y también impulsará la creación de refugios en otros estados, así como dar a los niños la oportunidad de visitar y aprender más sobre el amor entre todas las especies.


Pero por el momento, Greg seguirá su diaria aparición en las calles con su increíble trío, tratando siempre de dejar a la gente mirando anonadada por el trabajo ya realizado. Esta tarea la efectúa por el simple placer de mostrar algo diferente y significativo, para despertar en los transeúntes el interés por la integración de las especies, independiente del dinero se arrojen en su lata.

Evidentemente, este hombre ya no es sólo un soñador, la misión que se ha impuesto poco a poco lo está convirtiendo en una leyenda.
.
Ver vídeos:
http://www.youtube.com/watch?v=D85yrIgA4Nk
http://es.youtube.com/watch?v=7YzuHuBLT7k

http://es.youtube.com/watch?v=E0Y3FPYQh2s
.
Fuente:
Emilia Dellemonico
http://thebottomline.as.ucsb.edu/2008/05/the-story-behind-sb%E2%80%99s-dog-cat-and-rat-man-by-emilia-dellemonico
.

Publicado por:

Ricardo Muñoz José


Por si deseas dejar tu comentario, AQUÍ

7 comentarios:

INES dijo...

Los humanos somos racistas, xenófobos, nos creemos más por ser más altos o mas fuertes. Los animales no entienden de eso. Me ha llamado la atención la frase que dice que el gato y la rata se sienten como en casa y protegidos por el perro. ASí es, estoy segura que Booger daria su vida por salvar a sus compañeros.
Un abrazo, Ricardo, esperemos que el 2.009 nos depare buenas cosas

Pedro dijo...

La historia de amor del perro, el gato y la ratita, debe ser una historia de amor ejemplar entre tres especies que el hombre ha hecho que sean enemigas y que, sin embargo, en sus corazones laten palabras amigas y abrazos que rompen la barrera de la especie.

Buen mensaje para comenzar el año.

Pedro Pozas
Proyecto Gran Simio

Dragon dijo...

Una vez mas(y por millonesima vez) los animales nos entregan su mensaje de Amor y buena voluntad entre las especies. Cuando, cuando aprenderemos?

Fin Maltrato Animal dijo...

Interpreto esta Historia que Ricardo nos ha regalado como una muestra más de la capacidad (malsana) del hombre para moldear conciencias, voluntades y hasta conductas si nos referimos a los animales. Ningún ser irracional es cruel o despiadado por naturaleza. Cazan para comer, luchan para defenderse, combaten por un territorio o se enfrentan por una hembra pero en los tres últimos casos, muy raramente el resultado es la muerte; de hecho los animales utilizan mecanismos de aviso y amenaza ante una disputa y en el caso de no ser suficiente, suelen minimizar los daños en el contrario, alejándose el que ha perdido sin que el otro aproveche su indefensión para acabar con él y el derrotado habitualmente muestra su vientre ante el vencedor, agacha su cabeza o se aparta casi arrastrándose y dando la espalda, ocasión que el ganador no se vale de ello para cebarse. ¿Cuántos hombres pueden decir lo mismo?.

Quiero con todo esto decir que es el ser humano el que crea artificialmente y a base de métodos terribles el enfrentamiento entre animales hasta las últimas consecuencias (peleas de perros o gallos, perros de acoso, presa y agarre en la caza) o entre estos y el hombre (corridas de toros). Sólo nosotros, los racionales, los que disponemos de conciencia de nuestros actos, en vez de usar tales atributos para crear, pacificar y ayudar, los empleamos justamente en lo contrario, en destruir, combatir y someter, lo que demuestra que tenemos tanto que aprender como de lo que avergonzarnos.

Y al igual que lo hacemos con animales cometemos tal infamia con nuestros semejantes: “hijo, tú pega el primero”, “pisa antes de que te pisen”, “no seas gil.. y tú antes que nadie, a los demás que les den”... Educamos en la rivalidad, en el egoísmo y aquellos que se preocupan de los más débiles hacemos ver a nuestro hijos que son unos ilusos, unos muertos de hambre que jamás llegarán a nada.

Muchos mirarán a Greg como si fuera un lunático, sonreirán, le tirarán una moneda, otros pasarán de largo con una mueca de desprecio pero lo triste que esta persona, admirable persona, sea una especie de novedad, algo “raro” que llama la atención, cuando su actitud debería de ser la de todos. Lástima que en vez de aprender de la muestra del comportamiento natural de los animales que nos está ofreciendo, sigamos empecinados en torcer el carácter de estas criaturas, someterlas a situaciones forzadas, alterar su conducta, sus hábitos y todo tipo de tropelías que indefectiblemente, desembocan en la muerte del animal con mayor o menor grado de tortura o sufrimiento previo.

Salud Ricardo y que este año los animales sigan teniendo tu valioso apoyo y nosotros continuemos disfrutando de tu excepcional pluma.

Julio Ortega

Annariel dijo...

Hola Ricardo

Pero que encantador el mensaje de este hombre, y sin duda por ese simple pero sobrecogedor acto puede llegar a más personas atrayendolos por la curiosidad.

Mary dijo...

Bonita lección.
El hombre tiene mucho que aprender de los animales irracionales.

Creo firmemente que el ser humano encontrará la paz cuando deje de usar a los animales como comida, vestimenta, diversion, etc. y el mundo empezará a estar en equilibrio. Mientras que esto no suceda seguirá habiendo guerras, violaciones, malos tratos, asesinatos...

Te felicito Ricardo.

Un abrazo
Vane

FLY dijo...

Los animales no entienden de superioridad o inferioridad, entienden de supervivencia. Ellos son capaces de amar, sin condiciones, no les importa la raza o la especie. Deberíamos aprender de ellos. Espero que este señor consiga su propósito, ayudar a todos los animales y a demostrar que por ser de una especie u otra, no nos diferencia ni nos da más o menos poder.